Reino Unido pide cuentas a Amazon y Google por sus bajos impuestos

Reino Unido pide cuentas a Amazon y Google por sus bajos impuestos
noviembre 13, 2012 Chema

Expansión.com

Las autoridades británicas exigen explicaciones este lunes a los directivos de Amazon, Google y Starbucks sobre las reducidas cantidades pagadas en impuestos en Reino Unido, en contraste con los miles de millones facturados en dicho mercado.
El Comité de Cuentas Públicas británico (PAC, por sus siglas en inglés) ha pedido a dichas compañías que aclaren este desfase. Lo ha hecho en medio de una creciente preocupación política y social por las supuestas prácticas de evasión fiscal de las grandes empresas internacionales.
Según Margaret Hodge, miembro del Parlamento británico por el Partido Laborista, es difícil hacer creer a los ciudadanos que esto es “justo”, y añade que la opinión pública está muy molesta con el actual clima económico, en referencia a las medidas de austeridad que los desequilibrios prespuestarios han obligado a adoptar tanto en Reino Unido como en otros países europeos.
Alemania y Gran Bretaña anunciaron la semana pasada planes para trasladar al G20 la necesidad de que los grandes conglomerados internacionales paguen su “parte justa” de impuestos.
Según un informe publicado recientemente por Reuters, Starbucks, por ejemplo, no ha pagado impuestos de sociedades ni de renta en Reino Unido en los últimos tres años. De hecho, dicho informe señala que la mayor cadena mundial de cafeterías sólo ha pagado 8,6 millones de libras en impuestos en Reino Unido en 13 años, a pesar de que en ese periodo ha facturado 3.100 millones de libras.
Starbucks se ha defendido alegando que sigue las normas fiscales en todos los países en los que opera, donde procura pagar su parte justa de impuestos. “Estamos comprometidos con la transparencia en este asunto”, aseguró un portavoz de la compañía.
Comparecerán ante el Comité de Cuentas Públicas el director financiero de Starbucks, Tory Alstead; Matt Brittin, consejero delegado de Google en Reino Unido, y Andrew Cecil, director de políticas públicas de Amazon, con sede en Bruselas.
Por su parte, presentaciones de resultados de Google revelaban que la compañía registró 4.000 millones de dólares en ventas en Reino Unido el año pasado, con un margen de beneficio del 33%, pese a lo cual el pago de impuestos se limitó a 3,4 millones de libras ese año.
Respecto a Amazon, el año pasado desembolsó menos de un millón de libras en impuestos sobre la renta, aunque su facturación en territorio británico fluctuó entre 5.30 y 7.200 millones de dólares. Según Reuters, Amazon UK evita impuestos al reportar las ventas en Europa a través de una unidad con sede en Luxemburgo.
Esta estructura le permitió pagar una tasa impositiva del 11% sobre los beneficios extranjeros el año pasado, menos de la mitad del promedio de la tasa de impuesto sobre la renta en sus principales mercados.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*